WEB SOLIDARIA CON TODOS LOS PUEBLOS OPRIMIDOS DEL MUNDO
    Mapa Web  |   Quiénes somos  |   Útiles  |   Libro de visitas  |   Glosario Alfabético  
  INDIA TIBET NEPAL BANGLADESH SRI LANKA ESPIRITUALIDAD GLOBALIZACION C. CLIMATICO  

Inicio
INDIA - Perfiles
Geografía
Población
Estados
Lugares de interés
Historia y Política
Cultura y Arte
Medios de comunicación
Lenguas
Economía - Industria
Agricultura
Medio Ambiente
Aspectos Sanitarios
Ayurveda
Temas Sociales
Voluntarios en Calcuta
   Resumen de contenidos
VOLUNTARIADO
   Info. para voluntarios
ONGs en Calcuta
   Misioneras de la caridad
   Calcuta Ondoan
   Acción por la Infancia
   Global Humanitaria
   Asha Shanti
   Ashalayam
   MC - ODIC
   Udayan
HOMENAJE
   Julián y José
TESTIMONIOS
   Mar Pelaez
   Ana Martos
   Noelia Caselles
   Asun Turzo
   Ane Zabaleta
   Raquel Tutau
   Rocio Medina
   Tito Vilaseca
   Josechu Villanueva
   Belén Quillet
   Judit Mascó
   Cristina Manzanares
   Javier Madroño
   Pedro
DE INTERÉS
   Calcuta,levantate y anda
   El gran hermano de Calcuta
   La ciudad de Calcuta
   Lugares turísticos
   ONG Dominique Lapierre
   D.Lapierre y T. de Calcuta
Biografía T. Calcuta >> 
CURIOSIDADES
   De apadrinado a pediatra
   Tipu Sultán
BIBLIOGRAFIA
   Lapierre: Mas grandes...
   Lapierre:C.alegria
   HZ-Voluntario en Calcuta
Mundo O.N.G.
Prepara tu viaje
Galería de Fotos
Tribuna
Curiosidades
Biografías
Gastronomía
Enlaces
Librería
 
TU FORO ABIERTO Tablón de anuncios Planning voluntarios Mundo ONG


TERESA DE CALCUTA



La Madre Teresa era albanesa de nacimiento y su nombre original Agnes Gonxha Bojaxhiu, pero durante la mayor parte de su vida y desde 1948, su nacionalidad ha sido la india. A los 18 años de edad, ingresa en la Orden de las Hermanas de Nuestra Señora de Loreto en Irlanda. Recibió su formación religiosa en Dublín, Irlanda y en Dardjiling, India. En el año 1931, cambia su nombre por el de Teresa en honor a una monja francesa, Thérèse Martin quien fue canonizada en 1927 con el título de Santa Thérèse de Lisieux.

Posteriormente, en el año 1937 toma los votos religiosos y enseña durante 20 años en el Colegio Santa María de Calcuta, en la India

Pero, al observar la muerte en las calles, la Madre Teresa no lo duda y decide salir del convento a recorrer la ciudad. Pide permiso a las autoridades eclesiásticas pero se lo niegan. Les asusta el hecho de que una monja europea ande por las calles en un momento de grandes disturbios sociales, políticos y religiosos. Para prevenirlo, la alejan, enviándola a Asansol.

Pero Teresa sigue insistiendo, y ante la obstinación, el Arzobispo de Calcuta le pone como condición para salir por las calles que deje de ser monja para convertirse en una laica. Ella no se da por vencida y eleva una súplica al Vaticano. Finalmente, en julio de 1948, recibió la autorización desde Roma, para poder salir por la ciudad de Calcuta, sin perder su condición de monja.

Pasa varios meses tomando cursos intensivos de enfermería y primeros auxilios en Patna. Toma con un sencillo atuendo indio (sari) de color blanco con bordes azules y se instala en su nueva casa en Calcuta: el hogar de San José dirigido por la orden de las Pequeñas Hermanas de los Pobres. Sale a "patrullar" por el suburbio de Motijhil infestado por la basura y las cloacas desbordantes. Se sienta en la calle y empieza a dibujar en el suelo con un palo. Unos niños se le acercan curiosos al ver una monja vestida con ropa india que dibuja en el suelo. Aprovecha para dar una breve clase y comparte sucomida con los pequeños. Así durante una semana, hasta que un cura le obsequia con cien rupias para que abra una escuela. A los 2 meses se suman 56 alumnos y la gente del barrio le ofrece muebles, útiles y medicamentos en señal de agradecimiento.

Decide ir más allá y se interna en un barrio mucho más pobre llamado Tijalba. Nadie hasta entonces se ha atrevido a penetrar en aquel lugar. Las calles, pobladas de leprosos, abandonados por sus propias familias. Teresa sale a pedir ayuda a las parroquias, pero sólo unas pocas la ayudan, miestras que las más, la humillan y la insultan. La llaman "La monja de los callejones" y se burlan de esa mujer que prefiere rodearse de leprosos antes que estar con la clase acomodada.

Pero la cantidad de voluntarios crece y junto con Teresa recorren las calles recogiendo a leprosos, tuberculosos, moribundos o borrachos. La muerte en las calles es una constante todos los días, y ello le infunde ánimo para intentar crear un lugar de acogida donde esta mísera gente pueda morir más dignamente.

Su gran labor humanitaria se amplió con su dedicación a los enfermos de lepra en la India y en numerosos establecimientos abiertos en todo el mundo (incluso en New York con enfermos del SIDA)



CRONOLOGÍA DE LOS MOMENTOS MÁS RELEVANTES DE SU VIDA





CITAS DE TERESA DE CALCUTA



* Cuando la periodista Barbara Walters, en un reportaje, le dijo que ella no tocaría un leproso ni por un millón de dólares, la Madre le respondió: "Por un millón de dólares tampoco yo lo tocaría, hija. Lo importante es tocarlo por amor a Dios".

* Ama hasta que te duela, si te duele es la mejor señal.

* Para hacer que una lámpara esté siempre encendida, debemos no dejar de ponerle aceite.

* Existe una fuerza gigantesca que está creciendo en el mundo a través de compartir juntos el trabajo.

* La pobreza es algo maravilloso porque nos da libertad, significa que son menos los obstáculos que nos separan de Dios.

* Antes de hablar, es preciso que escuches, Dios habla en el silencio del corazón.

* Cada obra de amor, llevada a cabo con todo el corazón, siempre logrará acercar a la gente a Dios.

* A veces sentimos que lo que hacemos es tan sólo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara esa gota.

* Sin un corazón lleno de amor y sin unas manos generosas, es imposible curar a un hombre enfermo de su soledad.

* En el momento de la muerte, no se nos juzgará por la cantidad de trabajo que hayamos hecho, sino por el peso de amor que hayamos puesto en nuestro trabajo.

* Este amor debe resultar del sacrificio de sí mismos y ha de sentirse hasta que haga daño.

* Recibimos todo gratuitamente, damos todo gratuitamente, sólo por amor a Dios. Nuestra vida de pobreza es tan necesaria como nuestro trabajo mismo.

* El dinero sólo puede comprar cosas materiales, como alimentos, ropas y vivienda. Pero se necesita algo más. Hay males que no se pueden curar sólo con dinero... sino sólo con amor.

* Cuando nos encontremos con el prójimo, hagámoslo con una sonrisa... porque una sonrisa es el comienzo del amor.






"LA CIUDAD DE LA ALEGRIA" QUEDA HUERFANA

Entrevista con Dominique Lapierre autor de "La ciudad de la Alegria"



PARIS 7 sep (ZENIT).- Dominique Lapierre ha trabajado junto a la Madre Teresa de Calcuta durante tres años. El libro más importante de su carrera, "La ciudad de la alegría", narra la vida inhumana en la periferia de Calcuta. En "Más grandes que el amor", este autor de "best-sellers" mundiales revela algunos de los secretos de la fuerza de las Misioneras de la Caridad, la oración, la entrega total a los necesitados... En los próximos días, Lapierre volverá a publicar su último libro, "Mil soles", en el que vuelve a recordar la increíble figura de Teresa de Calcuta.

Dominique Lapierre, ¿qué siente ante la desaparición de la Madre Teresa?

"Un gran vacío. Un dolor inmenso. Desde el viernes por la tarde tengo la sensación de sentirme huérfano. Desde hace ya veinte años, la Madre Teresa era para mí el símbolo admirable de lo que se puede hacer en el mundo para tratar de llevar un poco de justicia y amor. Desde que la vi en la periferia de Calcuta y en las zonas paupérrimas del delta del Ganges, inspiró mi compromiso civil. Personalmente me siento muy sólo desde que nos ha dejado, y creo que el mundo entero también queda algo huérfano. ¿Cómo es posible acostumbrarse al hecho de que esta mujer excepcional ya no forme,parte de nuestra vida diaria? Para millones de personas, en los momentos críticos, su imagen era el símbolo mismo del consuelo, de la solidaridad, de la compasión. ¿Quién no recuerda esas imágenes admirables que nos muestran a la Madre Teresa con un niño en brazos, en la misma línea de fuego de Beirut, entre el silencio de las ametralladoras que ante ella se habían bloqueado imprevistamente? ¿Quién no recuerda su silueta con el sari blanco y el borde azul, en medio de los damnificados del terremoto de Colombia o de las inundaciones en la India? Cada vez que aparecía, traía consigo la esperanza".

¿Cuándo la encontró por primera vez?

"La primera vez fue en 1981. La última vez, hace algo menos de un año: ya estaba muy enferma. Tuve el privilegio de verla trabajar en muchos centros que había creado, no sólo en Calcuta sino también en Nueva York, en París, en Roma".

¿Cómo le vino la idea de escribir "La ciudad de la alegría"?.

"Al visitar en la India una 'bidonville' en la que la Madre Teresa realizaba su obra humanitaria. Quedé subyugado por aquel personaje extraordinario: con su sonrisa y su amor por los demás lograba aliviar los sufrimientos más horribles y confirmar la fe en Dios en el corazón de los afligidos. Me dije que tenía que contar la historia de esa heroína".

Usted también habla de la Madre Teresa en su nuevo libro.

"Sí, su título es 'Mil soles' y será publicado en las próximas semanas. Uno de estos soles es la Madre Teresa. Me he inspirado en el título en un proverbio indio que dice: "Siempre hay mil soles detrás de las nubes".
Es la historia de los encuentros más extraordinarios que he tenido en mi vida, la descripción de situaciones increíbles que me han hecho descubrir la fuerza del hombre, su capacidad para soñar, para creer, para triunfar incluso en medio de las peores adversidades".

Cree que personajes públicos como Lady Diana Spencer han sido realmente útiles en el trabajo de la Madre Teresa?

"A la Madre Teresa no le hacía falta ayuda de este tipo: su obra inmensa surgió sólo de su voluntad y de su valentía. Pienso, sin embargo, que su amistad con Lady Di tenía una razón de ser: a diferentes niveles, cada uno aporta su grano de arena en el movimiento de la solidaridad mundial. Por ejemplo, el compromiso de la princesa Diana por la prohibición de las minas antipersonas ha servido para despertar la conciencia de exponentes del mundo político a quienes la Madre Teresa quizá no hubiera podido llegar del mismo modo".

La Madre Teresa ha sido criticada por algunos ambientes de la izquierda porque no se preocupaba por eliminar las causas de la pobreza y de la injusticia social. Usted, ¿qué responde?

"Yo no respondo nada. Lo ha hecho mejor que nadie la misma Madre Teresa. Al recibir estas acusaciones respondía: 'Yo me preocupo por las cosas inmediatas, por las ayudas urgentes. Yo quiero dar de comer a quien está muriendo de hambre, ofrecer amor a quien se está muriendo de desesperación'. Recuerdo que un día le dije: '¿Por qué no hace una huelga de hambre en las escaleras del edificio de la ONU? Todo el mundo hablaría de ello'. Ella me respondió: 'Hay muchas maneras de afrontar una batalla. Yo he optado por estar con los más pobres de los pobres'".

¿Piensa usted que la Madre Teresa era una santa?

"Si existe una definición de la santidad, entonces creo que se puede aplicar efectivamente a este caso. La dimensión espiritual de la Madre Teresa era tal que podría corresponder perfectamente a la de la santidad".



BIBLIOGRAFIA RECOMENDADA

MADRE TERESA - Mi vida con los pobres - Temas de Hoy - Jose Luis Gonzalez
MADRE TERESA - Lo Hacemos por Jesús - Edward Le Joly - Ediciones Palabra 1987
ALEGRIA DE AMAR - Teresa de Calcuta
CAMINO DE SENCILLEZ - Teresa de Calcuta



 

mail
infoindia@indiga.org